Escritos 16-05-2020

¿MIEDO AL AMOR?

 

Por Vienna

 

Amar siempre parece una buena idea. La mayoría de las personas transitan su vida en la búsqueda del AMOR, ese así con mayúsculas que te invade, te enamora, te dan ganas de formar una pareja y el… “vivieron felices para siempre”.

 

Sin embargo, estamos nosotros, los que padecemos filofobia; sí hoy además vamos a aprender una palabra nueva ¿Pero qué es la filofobia? Para resumir, es la imposibilidad o el miedo a enamorarse.

 

Generalmente, los que la hemos padecido, buscamos relaciones que por alguna razón jamás se nos permitiría enamorarnos.

 

A veces escucho a amigas que dicen “voy a conocer a alguien que me gusta. Ojalá salga todo bien” y depositan toda la expectativa en que esa persona pueda “engancharse” porque ellas ya lo están, incluso sin conocerse.

 

Ese miedo a enamorarse está muchas veces presente a nuestro alrededor, incluso más de lo que imaginamos.

 

Los estudios dicen que esta fobia pudo comenzar por una crianza carente de cariño; luego de alguna relación fallida, o cuando confiamos en quienes decían amarnos y no era así.

 

Lo cierto es que esta problemática existe y la situación se pone difícil cuando alguna persona insiste a pesar de nuestro intento de escape. Ahí probablemente y contra nuestra voluntad, nos cambie la suerte y de a poco se nos vaya el temor a enamorarnos. Claro que cada desencuentro es un retroceso bastante marcardo.

 

Si te sentís así, tengo una buena noticia. Esta fobia se soluciona con trabajo interno y cuando nos permitimos ser nosotros mismos y aceptemos que sufrir es parte de la vida y que si no funcionó una vez, puede ser diferente la siguiente relación. Dejemos nuestros algoritmos internos de lado y aceptemos lo nuevo. Si nos toca enamorarnos, sólo por esta vez no tratemos de boicotearlo. Está en cada uno de nosotros y por más miedo que tengamos nada es comparable con tener una relación verdadera. No puedo asegurar que nos salga el “vivieron felices para siempre” pero el tiempo que dure estoy convencida de que vale la pena transitarlo.

 

Los que conocemos la filofobia sabemos que, de estar en su lugar, esa persona que podemos conocer seguramente va a enamorarse de nosotros (y acá nada tiene que ver nuestra poca modestia) simplemente sucede; pero tenemos claro que no va a pasarnos lo mismo. Aunque sea difícil intentaremos por todos los medios de blindar nuestro corazón. Me pregunto que será peor: no ser correspondido o no corresponder.

Si tuvieras miedo a las alturas y te asomarás a la terraza de un piso 15 sentirías como se cierra tu garganta, esa mezcla de ansiedad y estrés se apoderaría de tu cuerpo. La filofobia es similar en cuanto a sensaciones. Cuando creemos que podemos enamorarnos vamos a boicotear esa relación o simplemente alejarnos hasta que “se nos pase”, por no permitirnos ser vulnerables. Después podremos ser amigos, pero una vez que se nos haya pasado el miedo.