ESCRITOS 23-06-2020

CERTEZA VS. INCERTIDUMBRE EN UN MUNDO SUSPENDIDO

 

 

Por: Lic. María Alejandra Gayoso

 

 

Cuando comenzamos a pensar en un proyecto, lo primero que hacemos es pensar en términos de tiempos, fijamos una meta luego de analizar el panorama futuro y avizorar los caminos posibles. Buscamos tener una certeza sobre nuestras posibilidades, evaluamos riesgos, márgenes de error, pros y contras. 

 

Todo esto lo hacemos teniendo como premisa que el mundo sigue rodando y por consiguiente las oportunidades de lograr las metas están ahí en algún momento y en algún lugar.

Hoy el mundo se encuentra suspendido, pensamos en el futuro y nuestra mente navega entre más interrogantes que certezas, la incertidumbre gana espacios personales, vitales.

 

Cuando carecemos de certezas, cuando no tenemos un conocimiento de lo que puede llegar a suceder, cuando no podemos predecir los resultados, cuando no tenemos la posibilidad de medir tiempos, la incertidumbre se acrecienta, el miedo paraliza, y surgen la ansiedad, la intolerancia a la frustración, el enojo.

Y me pregunto, ¿cómo podemos proyectar ante esta realidad presente?

 

Desde la psicología podemos hablar de caminos posibles, de alternativas, del vaso medio lleno, de resiliencia, de pararnos en un lugar diferente que nos permita atravesar este momento con las herramientas que tenemos. Pero para ello estamos convocados a reflexionar, y las letras del maestro Fernando Pessoa son un buen punto de partida.

 

Si bien la incertidumbre es una emoción que aparece siempre ante lo desconocido y la experimentamos en nuestra vida cotidiana cuando nos enfrentamos ante la necesidad de tomar una decisión. Una emoción que conlleva muchas veces otra emoción que es el miedo, que funciona como un mecanismo de defensa que permite enfrentar lo nuevo y nos da la posibilidad de generar recursos de afrontamiento.

 

"DE TODO, QUEDARON TRES COSAS"

la certeza de que estaba siempre comenzando,
la certeza de que había que seguir
y la certeza de que sería interrumpido
antes de terminar.

Hacer de la interrupción un camino nuevo,
hacer de la caída, un paso de danza,
del miedo, una escalera,
del sueño, un puente, de la búsqueda,...un encuentro.