Sociedad 11-07-2020

GAMERS Y PIRATAS: COINCIDENCIAS

 

 

Por Aldana L. Bandura


 

Denuvo es el software más elegido por las empresas productoras de videojuegos para intentar detener (o retrasar, veremos luego) la distribución ilegal masiva de sus productos para computadoras. Su resultado es, a la vez, exitoso y frustrante para los fanáticos.

 

La presentación de un nuevo juego siempre trae consigo enormes expectativas en el mundo gamer. Se realizan eventos y se transmiten por streaming por el solo hecho de atraer al público e invitarlo a comprar el disco. Pero hay un sector de la comunidad que también aguarda ansiosamente las novedades del incipiente producto: los piratas.

 

Estos últimos se encargan de desplegar toda su creatividad (es un arte en muchos aspectos) para vulnerarlo y llevarlo a las manos de aquellos que no pueden, o no quieren, poner su dinero en las manos de la productora. ¿Cómo lo hacen? Creando algo llamado “crack”, un archivo que reemplaza al original en la memoria interna y le hace creer al programa que su uso es legítimo, cuando en realidad no lo es. Denuvo, el protagonista de esta nota, fue creado para evitar este objetivo.

 

Denuvo no es perfecto y, tarde o temprano, surge quién puede con él. Teniendo esto en cuenta vale la pena preguntarnos ¿Para qué invertir dinero y comprometer la experiencia del cliente en un sistema que no suele durar mucho? Y la respuesta es muy simple: para que los primeros meses, que son claves, permitan el éxito de ventas que se espera del nuevo fruto de la productora, sin importar lo que suceda en el futuro. El objetivo de este pequeño programa es únicamente ese, ganar tiempo y acrecentar los costos.

 

Entonces, tanto piratas como gamers encuentran su punto en común en odiar a Denuvo por razones diferentes: en el primer grupo, pone en jaque sus capacidades en descifrar una forma de modificar el programa para volverlo gratuito mientras que, por el otro, ralentiza la experiencia del juego de quien sí decidió invertir. Esto es importante ya que si no se tiene una computadora potente puede significar el fracaso total y haber pagado un promedio de 6.000 pesos por un producto que la máquina no puede ejecutar correctamente, Quitar este componente aditivo no solo podría convertir a los juegos actuales en unos más accesibles económicamente sino también permitir que el proceso completo pueda funcionar más rápido sin necesidad de cargar un accesorio que, a la larga, no sirve para nada.

 

El trabajo de este componente es, en esencia, simple. Se inscribe en el código del juego y se ejecuta con él, por lo que le quita energía para poder funcionar. Su éxito radica en encriptar los archivos más importantes y hacer que deban pasar si o si por un software específico para poder utilizarse. Si ese software no está, no funciona.

Ahora bien, pasemos a la parte más importante: ¿Hace honor a su fama?¿Qué tan efectivo es? Nadie lo sabe. Una vez publicado el juego comienza una carrera contra el tiempo para ver quién logra crackearlo primero, hay algunos que tardaron meses/años y otros que luego de una semana ya podían ser descargados de forma gratuita (el emblemático caso de Resident Evil 2 es el mejor ejemplo). Incluso existen diversas páginas web, como Crackwatch, que informan cuando el objetivo ha sido finalmente cumplido.  

 
PROS Y CONTRAS DEL SISTEMA ANTI-PIRATERÍA MÁS EFECTIVO DE LA HISTORIA