Sociedad 13-06-2020

CRISIS EN LA UBA

 

 

Por Aldana L. Bandura

 

Luego de más de dos meses de cuarentena los alumnos de la institución pública decidieron luchar contra sus profesores y superiores por el derecho a rendir adecuadamente los finales de sus carreras. Pocos lograron un acuerdo.

 

En un marco de distanciamiento social, todas las universidades de Argentina se encontraron con el desafío de brindar a sus alumnos una educación de calidad a distancia que respete las medidas de prevención de enfermedades. Las clases virtuales y el envío de documentos vía e-mail fueron los medios utilizados para improvisar ante el inevitable contexto. Luego, el verdadero conflicto llegó a la hora de hablar de los exámenes, en donde a la falta de organización se agregó, además, la necesidad de probar y poner en práctica los conocimientos.

 

Los alumnos de esta facultad, enojados con las resoluciones de la entidad, decidieron juntar firmas a través de un formulario para pedir que se cambie la disposición y se puedan evaluar los conocimientos utilizando el mismo medio en el que las clases fueron dadas, a través de salas de clase en internet. Proponen, de esta forma, igualar el proceso al resultado: tanto las clases como los exámenes finales ser supervisados por el mismo medio. Los jóvenes plantean lo siguiente: 

 

“Entendemos las dificultades del contexto, pero tuvieron casi tres meses para pensar los medios para evaluar (…) Si la cursada es virtual, debemos poder rendir virtual. Lo único que logran postergando la instancia evaluatoria es fomentar el abandono de materias”. La petición se abrió paso a través de Google en el siguiente enlace:

 https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSf7S6pSvoVRqbqwmeryHRpB7LK0nR6YAZpWYHbEVa_davZaEA/viewform

En conclusión, la organización de la universidad ante la emergencia deja mucho que desear y no tiene una visión clara acerca de cómo afrontar los desafíos del nuevo contexto. Los alumnos, por su lado, se sienten desprotegidos y buscan, a través de firmas o apoyo conjunto, poder mantener la condición de regulares en su carrera y superar la situación actual, cosa que será tremendamente difícil si no se los tiene en cuenta desde el rectorado. Finalmente, los jóvenes deberán postergar y acumular todos sus exámenes finales sin fecha límite hasta un futuro en que quizá ya no recuerden los contenidos vistos y su aprobación sea únicamente condicionada por la bondad del profesor.

 
LOS FINALES SE REALIZARÍAN AL CONCLUIR EL AISLAMIENTO

 

Sus instrucciones fueron duramente criticadas tanto por profesore

El panorama se modifica dependiendo de la institución y carrera que se mire: muchas entidades privadas decidieron evaluar en finales a sus alumnos directamente a través de internet utilizando distintas modalidades y aprovechando las sesiones virtuales. Otras, por el contrario, mantuvieron los exámenes estrictamente presenciales. En este último caso se encuentra la amplia mayoría de las carreras de la Universidad de Buenos Aires, cuyo caso terminó por demostrar que los alumnos se encuentran actualmente en un intento casi desesperado por aprobar las materias y tratar de no acumular demasiados finales.

Como caso puntual, La Facultad de Ciencias Económicas de la UBA reveló el pasado 28 de mayo la resolución al Suscripto “Ad Referendum” del Consejo Directivo Nro. 276 en donde dispuso una serie de pautas relacionadas con el desarrollo de sus actividades académicas en consideración de la emergencia pública en materia sanitaria.

s como por el personal estudiantil debido a que la reglamentación sostiene que la aprobación final de las distintas cátedras será suspendida indefinidamente. Las fechas de exámenes, entonces, se organizarían únicamente de forma presencial en un futuro incierto cuando la cuarentena finalice y se pueda regresar a las clases normales. Teniendo esto en cuenta, la única herramienta disponible actualmente para los alumnos es la clase virtual y una serie de trabajos prácticos que, de ser aprobados, serán convalidados y tomados en virtud de “condicionales” hasta que la pandemia se resuelva y se pueda volver a las aulas para concluir la aprobación.