Sociedad 23-12-2020

 

Papa Noel existe… ¡SI! Leíste bien, pero este es su nombre artístico, o más bien su seudónimo. El verdadero nombre es Nicolás, nació en el pueblo Patara, ubicado en Licia, actual terreno de Turquía a principios del Siglo III d.C. Su familia era muy rica pero la desgracia lo acompañó desde muy joven y una epidemia se llevó la vida de sus padres. En ese momento decidió donar su fortuna a los pobres e ingresar en un monasterio donde comenzó sus estudios para sacerdote; al poco tiempo debió abandonar su estilo de vida monacal (de monje) cuando se enteró de que uno de sus murió, y le dejó en herencia un obispado. Por eso debió asumir ese cargo de obispo.

 Alrededor de la vida de Nicolás existen distintas historias donde se lo empieza a mitificar. Una de ellas, por ejemplo, cuenta que mientras dormía en una posada, tuvo un sueño en el cual revela un crimen de tres jóvenes. En medio de la noche despertó exaltado. Se dirigió a la cocina y descubrió al asesino, quien estaba salando a sus víctimas para servirlos como fiambre. El obispo lo hizo detener y Nicolás ejerció, así, su primer milagro devolviendo la vida los jóvenes.

 

Las medias como símbolo de Navidad

Otra leyenda tiene un tinte aún más trágico. Cuenta de unas hermanas, hijas de un noble quien queda sin dinero para pagar su dote en la boda; y como este no podía asumir los costos al momento de casarse, tomó la decisión de venderlas a un mercader, que a su vez las quería prostituir.

Esta situación dramática llegó a oídos de Nicolás, y por eso se acercó a la casa de las tres jóvenes para buscar alguna forma de ayudarlas y ahí descubrió la manera. Todas las noches ellas tres lavaban sus medias y las dejaban colgadas en la chimenea para que se secaran. Es aquí donde la historia se divide en dos para empezar a dibujar posibles características de Nicolás: una, que es un hombre con muy buena puntería para dejar monedas de oro en las medias arrojándolas desde arriba en la chimenea; o la otra, que es un hombre muy flaco y habilidoso para entrar y salir de una chimenea para dejar una moneda de oro dentro de las medias. De cualquier modo, el fin era ayudarlas para poder continuar con su libertad y casarse. 

 

Nicolás fue ganando fama como justiciero; llegó a enfrentarse al propio gobernador indicándoles sus diferencias. Esto no terminó nada bien: terminó encarcelado.

La prisión no lo detuvo. En ese momento, su popularidad llegó al territorio del imperio romano y se cuenta que tres sentenciados a muerte pidieron que el obispo Nicolás los salvara. Según se dice, la noche anterior a ejecutarlos, el emperador Constantino soñó con Nicolás, quien le pide por los condenados. Al otro día él da la orden de dejar en libertad a los reos.

Nicolás murió el 6 de diciembre del año 327 y poco a poco se fue transformando en leyenda. El regalo a las jóvenes y las medias fue tomando color con el correr de los años.

La zona donde nació y fue enterrado era un territorio muy disputado. Durante el Imperio Romano era una zona de fronteras. Constantemente se enviaban tropas para reforzar la seguridad. En el año 260 cayó en manos persas, luego bizantinas, después árabes y siguieron cambiando. En el 1087, unos marineros italianos llegaron al lugar donde descansaban sus restos y trasladaron su cuerpo porque decían que no era una zona segura. Aquí es donde se traslada a la ciudad italiana de Bari donde se lo santifica y se le adjudican tantos milagros que su popularidad en Europa creció rápidamente hasta llegar a convertirse en patrono de Grecia y Rusia.

 

San Nicolás y Papá Noel… ¿son el mismo sujeto?

Es entonces en el siglo XIII aparece la imagen de San Nicolás haciendo regalos en el aniversario de su muerte el 6 de diciembre. Tuvo un enfrentamiento en el siglo XVI con la reforma protestante de Lutero cuando cobra importancia la tradición del Cristin, donde el propio niño Jesús repartía regalos el día de navidad, ya que en la religión protestante no hay santos. Esto no es un detalle menor porque la Iglesia Católica acepta pasar la fecha de entrega de regalos de San Nicolás al 24 de diciembre por la noche pero San Nicolás tenía una imagen distinta a la que conocemos hoy en día… Primero que era un hombre flaco. Su dieta debía estar equilibrada para pasar por las chimeneas y aquí es donde aparece un hueco en la historia… Todos estos relatos surgen en el hemisferio norte, las chimeneas están encendidas, esto mencionado no es un detalle menor. Aún así, ni San Nicolás, ni los regalos se quemaban. Será que es la magia de navidad de la que tanto se habla…

La imagen de este personaje navideño ya con barba blanca surge en Holanda, en la época donde era zona de combate con España. (Años 1538-1648 ocurre la llamada Guerra de los ochenta años donde los Países Bajos se independizan de España) Aquí es donde aparece vestido de obispo, montado a un burro negro y cargando una bolsa con regalos para los niños; pero San Nicolás no viajaba solo. Contaba con un ayudante «el negro Pedro» que llevaba una bolsa vacía para castigar a los niños que se portaban mal. Es en este momento San Nicolás saca a relucir sus ideas políticas y partidarias. Tenía su bolsa llena de regalos para los que se comportaban bien, pero a los que se portaban mal los metía en la misma bolsa y eran “trasladados mágicamente” al peor lugar del mundo al cual un niño holandés podía ir...España.

 

San Nicolás llega a América.

Holanda tiene un papel protagónico en la colonización de Estados Unidos, la zona de Nueva Ámsterdam (actual zona de Nueva York) y en este cruce continental de San Nicolás viajan con él ciertas costumbres, pero, alguien quedó en el camino… El negro Pedro se quedó en Holanda. La tradición se hace fuerte y surge otra variación, el nombre de San Nicolás, pasa a Sinterklass y por deformación se convierte en Santa Claus.

Es cuando llega a Estados Unidos,, el San Nicolás flaco empieza a engordar con los siglos y buscar un nuevo medio de transporte para transformarse en Santa. En 1809 el escritor Washington Irving publica su “Historias de Nueva York”. Allí describe a Santa llegando con un caballo volador, una bolsa de regalos para repartir a los niños, pero se ve que a este Santa tampoco le convenció mucho la idea de tener un caballo. E en 1823 cuando se publica un artículo sobre la visita de Santa donde aparece ya su imagen actual, viajando en trineo con sus renos. Además, pasó de ser flaco y alto, a gordo y bajito.

Entre los años 1860 y 1880 las tiendas Harper’s contrata a un dibujante donde deja asentada la imagen de un Santa con trineo, su gordura, y una bolsa de juguetes, con su marca.

 

¿Y Papá Noel?

El querido Santa cuando llega a Inglaterra es llamado Father Christmas, traducido sería Padre Navidad; y con este mismo significado llega a Francia, Pere Noël, y a su vez con este nombre llega a España, pero, en este caso el pueblo español no utiliza su tendencia a castellanizar todo y lo deja en Papá Noel.

En 1929 Estados Unidos sufre lo que se llamó la Gran Depresión. Con aquel martes negro permite el ingreso a escena de una de las empresas que impuso mundialmente la imagen que tenemos hoy de Papá Noel o Santa; y esta empresa no es nada más ni nada menos que «Coca-Cola». Esta empresa busca levantar el ánimo del país y sobre todo que sus ventas empiecen a subir debido a que sus números estaban complicados.

Coca-Cola contrata a un dibujante que recree la imagen de Papa Noel, manteniendo la contextura física, su barba, alegre y simpático. El toque original viene por la vestimenta. Los colores debían tener los mismos que la marca; rojo y blanco.

De esta forma vemos como cada cultura y cada país fue poniendo su toque, los duendes, la magia y el árbol lo aportaron los celtas; la transformación y deformación del nombre, las medias; su medio de transporte, e incluso distintos países afirman que este personaje vive ahí. Por ejemplo, Noruega en su territorio en la localidad de Drammen, Finlandia asegura que es Rovaniemi donde vive Papá Noel; otro caso es el de Islandia, donde afirman que es vecino de la localidad de Hveraguerdi donde tiene su taller y vive con sus renos.

Su lugar de residencia todavía es un misterio, de momento solo nos queda esperar el 24 a la noche para abrir los regalos, eso si se portaron bien. Ojalá nadie se haya portado mal…